La locura en la Comarca Lagunera: más de un siglo en las márgenes

En las enfermedades mentales, las palabras pesan

No es lo mismo decir que una persona es un orate, un loco, un anormal, un defectuoso que reconocerla como alguien que tiene un trastorno de personalidad. Los términos no son neutrales: con ellos percibimos o negamos un problema, identificamos que somos o no, sujetos de atención y de derechos.

El siglo XX lo fue del reconocimiento de los problemas en el bienestar mental de los individuos. Se consideraban, de hecho, un “mal de la civilización”. El recorrido para su atención profesional en México fue lentísimo. Comenzó en 1900 con el recuento de las personas que tenían “defectos” físicos y mentales en el segundo censo que se aplicó en nuestro país; 1“Cédula para habitantes presentes y de paso”. Censo general de la República Mexicana que debe verificarse el 28 de octubre de 1900. México, INEGI. posteriormente, se generaron espacios en las grandes ciudades para albergarlos y sólo hasta las últimas décadas del XX se generalizaron los estudios de Psiquiatría y Psicología para atenderlos. En aquel censo, todas las personas que requerían atención se agrupaban en una misma categoría: con “defectos”: ceguera, sordo-mutismo, idiotismo, cretinismo y enagenación mental (sic).

Los modernos manicomios

En la primera década del siglo XX, surgieron en el país dos lugares para hospedar a las personas con dificultades mentales: en 1905 se fundó La Casa de la Salud San Juan de Dios para Enfermos Alienados, en Zapopan, a cargo de la orden de San Juan de Dios (que aún subiste) 2Horacio Cocula-León. “Hospital psiquiátrico de San Juan de Dios. 100 años después”. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, vol. 52, núm. 3, México, 2014, p. 346. y en 1910, durante los festejos de la Independencia, se inauguró el Manicomio General La Castañeda, que pretendía incorporar los adelantos científicos en sus tratamientos. Éstos sustituyeran a los antiguos coloniales: San Hipólito, para hombres, inaugurado en 1566 y el Divino Salvador o Canoa, para mujeres, en 1700.

No se encontraron indicios de que hubiera un lugar en que se atendiera a estas personas en la Comarca Lagunera, durante las primeras décadas del XX, a pesar de que Torreón se consideraba una ciudad moderna que contaba con todos los servicios.  Los casos que surgían se remitían a La Castañeda, en la ciudad de México -en donde cobraban una cuota que sólo muy pocas familias podían pagar-, o al hospital de Durango. 3“El demente Guadalupe Pérez regresó a Torreón”, El Siglo de Torreón, 10 de nov. de 1927, p. 2; “Abogado que irá a un manicomio”. El Siglo de Torreón, 11 de febrero de 1927, p. 1; “Pronto irá a la Castañeda un loco preso”. El Siglo de Torreón, 3 de mayo de 1928, p. 2; “Traslado de un loco a México”. El Siglo de Torreón, 10 de mayo de 1928, p. 2; “Pobre enagenado que es un peligro”. El Siglo de Torreón, 30 de octubre de 1932, p. 2; “Demente enviado ayer al hospital de Durango”, El Siglo de Torreón, 19 de mayo de 1943, p. 2; “Piden el envío a Durango de joven demente”, El Siglo de Torreón, 30 de enero de 1944, p. 2.

El Siglo de Torreón, 4 de diciembre de 1932, p. 6.

En esa época se anunciaba en El Siglo de Torreón el sanatorio privado Lasso de la Vega, situado en la ciudad de México, que ofrecía “pabellones y piezas de aislamiento confortables”, justo de lo que carecían estos manicomios. En 1935 se construía un hospital en Gómez Palacio, que al parecer tendría un “apartamento especial para dementes”, pero no hubo noticias de su concreción. En 1942, el alcalde de Torreón, Rafael Duarte, señaló que en el hospital civil de esta ciudad se construían seis celdas nuevas con piso de cemento en el “departamento de Dementes”, 4“El hospital ya va adelantado”. El Siglo de Torreón, 2 de nov. de 1935. donde anteriormente éstos vivían “como verdaderos animales”. 5“Se activan mejoras en el hospital civil”. El Siglo de Torreón, 11 de diciembre de 1942, p. 1. Una imagen publicada en la prensa hacía notar que el “departamento para locos” era peor que una pocilga. 6“Este es el hospital de Torreón”. El Siglo de Torreón, 3 de julio de 1942, p. 4.

Las causas de las enfermedades mentales

En la prensa se divulgaban las consideradas “causas de la locura”, todas de origen médico-biológico: la sífilis, la herencia y el alcoholismo eran las principales. Un artículo periodístico de Fernando Cuesta llamado “En pro de la educación sexual” 7El Siglo de Torreón, 7 de febrero de 1934, pp. 2 y 4 proporcionaba cifras aterradoras. Señalaba que de las veinte mil mujeres que ejercían la prostitución en la ciudad de México, dieciocho mil padecían de sífilis y que el 30% de la población entre 15 y 25 años estaban enfermos de este mal. Aunque es difícil pensar que se contara con cifras tan precisas, no es casual que, en 1945, año en que se celebró en Torreón un evento llamado “Semana Médica”, se hubiera dedicado una de las conferencias al tema “La penicilina en la neurosífilis”. 8“Semana Médica. Mayo de 1945”. El Siglo de Torreón, 11 de mayo de 1945, p. 10 Ésta fue impartida por el célebre médico Samuel Ramírez Moreno, a quien se consideraba un especialista nacional en las enfermedades relacionadas con la locura. En la Comarca Lagunera, cuando había casos criminales en los que se sospechaba que la persona incriminada padecía de “enagenación mental”, se llamaba a los médicos para resolverlos: ya fuera para enviarlos a la cárcel o al manicomio. Esta práctica había sido instituida en el Código Penal del Estado de Coahuila que comenzó a regir en 1900: se podía excluir de responsabilidad criminal por infracción a leyes penales, entre varias circunstancias, a quienes estuvieran en estado de “enajenación mental”, determinado por la duda “de dos o más facultativos”. 9“Capítulo II. Circunstancias que excluyen la responsabilidad criminal”. Código Penal del Estado de Coahuila de Zaragoza. Oficina impresora del Gobierno del Estado. Saltillo, 1900, p. 12.

La fiebre de malta y la demencia

El Siglo de Torreón, 7 de mayo de 1945, p. 2.

Puede parecer curioso que, durante los años treinta y cuarenta del siglo XX, la enfermedad que se vinculó a la demencia en la Comarca Lagunera fue una zoonótica: la fiebre de Malta o brucelosis.  La brucela es una bacteria que infecta al ganado vacuno y cabrío, y contagia a los humanos directamente o por medio del consumo de los productos de estos animales contaminados, como la leche, el queso y la crema. La región, según palabras del Dr. Jaime Reyes, era “el foco infeccioso más grande del mundo”. 10Dr. Jaime Reyes. “Siglos y Médicos”. El Siglo de Torreón, 13 de mayo de 1947, p. 4. El médico había sido invitado a radicar en esta zona debido a sus conocimientos bacteriológicos, muy útiles para estudiar la brucelosis. La emergencia médica en la región se consideraba tan extrema, que se organizó en Torreón el Primer Congreso Nacional para el estudio de la Fiebre de Malta, calificado como “el evento científico de mayor importancia que ha tenido como sede la perla de la Laguna”. 11“Terminó el Congreso de la fiebre de Malta”. El Siglo de Torreón, 28 de mayo de 1939, p. 1. El Dr. Reyes, en un artículo publicado en la revista Torreón Médico, expuso las manifestaciones mentales que habían tenido algunos de sus pacientes, relacionadas con la fiebre de Malta. Ellos habían mostrado, además de problemas pulmonares, una serie de síntomas: cefalalgia, anorexia, astenia, depresión mental, tendencia a la aprehensión, irritabilidad del humor, facilidad para el llanto, pérdida de la memoria, trastornos del lenguaje, fotofobia y pérdida de sensibilidad en la punta de las extremidades. Su caso más grave -una profesora rural de 34 años- tenía delirios de persecución, ansiedad, desorientación en el tiempo y en el espacio, escalofríos y sudores. 12Dr. Jaime Reyes. “Algunas manifestaciones pulmonares y mentales de la brucelosis”. Revista Torreón Médico, vol. 2, núm. 5, septiembre-octubre de 1947, pp. 123-131.

Una prueba más de la relación que se estableció entre esta bacteria y las dificultades para la salud mental, es el tema de tesis que el joven Dionisio Sánchez Guerrero escogió para titularse como médico: “Incidencia de la brucelosis en la Comarca Lagunera y algunos trastornos nerviosos y mentales producidos por la brucelosis”. 13“Nuevo médico y psiquiatra lagunero”. El Siglo de Torreón, 27 de abril de 1947, p. 6. Si uno se asoma a la prensa de esta época, palpará rápidamente la necesidad que había en la región de pasteurizadoras para la industria lechera, que evitarían la propagación de esta enfermedad.

Los sanatorios psiquiátricos en Torreón y Gómez Palacio

El Siglo de Torreón, 6 de febrero de 1948, p. 2.

No es casual que los médicos Reyes y Sánchez Guerrero hayan fundado, en 1948, las primeras granjas psiquiátricas en la Comarca Lagunera. Su objetivo era ofrecer un lugar para los enfermos crónicos, en donde pudieran realizar actividades ocupacionales, al tiempo que se les daba tratamiento con métodos “modernos”, como las descargas eléctricas que se habían experimentado por primera vez en humanos en la Clínica para Enfermedades Mentales de la Universidad de Roma, en 1938. El Sanatorio Río Nazas sólo duró dos años abierto por la prematura muerte del Dr. Jaime Reyes en 1950. Sólo quedó para este tipo de atención la del Dr. Sánchez Guerrero (a quien se conocía como “Nicho”). Sin embargo, éste fue acusado de manera intermitente desde la década 1950-1960 14“Se investiga grave cargo a un médico”. El Siglo de Torreón, 25 de abril de 1951; “Fue absuelto el Dr. D. S. Guerrero”. El Siglo de Torreón, 27 de abril de 1954, p. 5; “Acusan a un médico de secuestrar a un enfermo”. El Siglo de Torreón, 27 de junio de 1957, p. 13; “Niega el Dr. Sánchez Guerrero tener secuestrado a un joven”. El Siglo de Torreón, 28 de junio de 1957, p. 7. hasta los años noventa, por cometer “secuestros” y abusos sexuales de sus pacientes y por diversos casos de suicidio de los internos, ocurridos al interior de este hospital psiquiátrico. 15“Desplegado”. El Siglo de Torreón, 15 de julio de 1990, p. 39; “Está preso un psiquiatra por atentado al pudor”. El Siglo de Torreón, 14 de diciembre de 1991, p. 23; “Interno de hospital psiquiátrico se ahorcó”, El Siglo de Torreón, 4 mayo de 1993, p. 6C; “Encuentran ahorcado a un joven en el baño”, El Siglo de Torreón, 23 de junio de 1994, p. 10; “Interno de centro psiquiátrico fue encontrado ahorcado en el nosocomio”. El Siglo de Torreón, 17 de marzo de 1994, p. 10; “Doctor de clínica psiquiátrica compareció ante autoridades”. El Siglo de Torreón, 20 de marzo de 1994, p. 1C.

El Siglo de Torreón, 22 de febrero de 1948, p. 6.

La Comarca Lagunera: con escasas opciones en el siglo XXI

En una publicación relativamente reciente, de 2018, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) señaló que entre el 76% y el 85% de las personas con trastornos mentales graves, en países de bajos o medianos ingresos, no reciben tratamiento o éste es de mala calidad cuando tienen la posibilidad de ser atendidos. En México, uno de cada cuatro mexicanos entre 18 y 65 años ha padecido en algún momento de su vida un trastorno mental y a pesar de ello, son escasos los lugares para su tratamiento. 16Dr. Eder Alejandro Camargo Ortega. “Abandono de pacientes psiquiátricos”. Boletín CONAMED- OPS, vol. 4, núm. 21, noviembre-diciembre 2018, p. 30. Es el caso de la Comarca Lagunera, ya que sólo Gómez Palacio cuenta, desde el 2010, con un CISAME (Centro Integral de Salud Mental). Algunos pacientes de esta región deben ser canalizados al Hospital Psiquiátrico de Parras, al Centro de Salud Mental (CESAME) de Saltillo, Coahuila y al CISAME de Durango, aunque sólo cuando cuentan con espacios para recibir nuevos pacientes, pues suele no haberlos. Ante la ausencia de opciones gubernamentales, dos asociaciones civiles se han encargado de otorgar cuidados: el Hospital Vilaseca de la Laguna (Casa de la Madre Lola, A.C), ubicado en Torreón, y el Centro de Salud Mental de La Laguna, AC, en Gómez Palacio.

A pesar de que actualmente se reconoce que el modelo “asilar”, en el que se privilegia el encierro y la restricción física, no es el más adecuado ni puede atender a la gran cantidad de personas que lo requieren, se desconoce si las inversiones que están previstas para la Comarca Lagunera busquen centrarse en modelos comunitarios para rehabilitar y buscar la reinserción de los pacientes: en ellos la familia y la sociedad juegan un papel nodal. En el 2018, el gobierno municipal de Torreón anunció un Centro Temporal de Atención a la Salud Mental y Adultos Mayores (CETEA), 17“Estamos luchando por el CETEA: Astrid Casale”. Noticias de El Sol de la Laguna, 18 de febrero de 2020. aunque han pasado ya dos años y no se ha establecido. El mismo tiempo ha transcurrido con la promesa del gobierno de Coahuila de construir un Hospital Psiquiátrico. El objetivo es que atienda a los pacientes de los municipios de la Laguna, “…ya que actualmente no se proporciona el servicio de internamiento a quienes sufren crisis agudas de estas enfermedades”. 18“Avanza proyecto del hospital psiquiátrico en Coahuila”. El Siglo de Torreón, 28 de enero de 2020.

Más de un siglo ha transcurrido y la Comarca Lagunera continúa sin proyectos que contemplen plenamente el derecho a la protección de la salud mental, especialmente para los más vulnerables.

Referencias   [ + ]

1. “Cédula para habitantes presentes y de paso”. Censo general de la República Mexicana que debe verificarse el 28 de octubre de 1900. México, INEGI.
2. Horacio Cocula-León. “Hospital psiquiátrico de San Juan de Dios. 100 años después”. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, vol. 52, núm. 3, México, 2014, p. 346.
3. “El demente Guadalupe Pérez regresó a Torreón”, El Siglo de Torreón, 10 de nov. de 1927, p. 2; “Abogado que irá a un manicomio”. El Siglo de Torreón, 11 de febrero de 1927, p. 1; “Pronto irá a la Castañeda un loco preso”. El Siglo de Torreón, 3 de mayo de 1928, p. 2; “Traslado de un loco a México”. El Siglo de Torreón, 10 de mayo de 1928, p. 2; “Pobre enagenado que es un peligro”. El Siglo de Torreón, 30 de octubre de 1932, p. 2; “Demente enviado ayer al hospital de Durango”, El Siglo de Torreón, 19 de mayo de 1943, p. 2; “Piden el envío a Durango de joven demente”, El Siglo de Torreón, 30 de enero de 1944, p. 2.
4. “El hospital ya va adelantado”. El Siglo de Torreón, 2 de nov. de 1935.
5. “Se activan mejoras en el hospital civil”. El Siglo de Torreón, 11 de diciembre de 1942, p. 1.
6. “Este es el hospital de Torreón”. El Siglo de Torreón, 3 de julio de 1942, p. 4.
7. El Siglo de Torreón, 7 de febrero de 1934, pp. 2 y 4
8. “Semana Médica. Mayo de 1945”. El Siglo de Torreón, 11 de mayo de 1945, p. 10
9. “Capítulo II. Circunstancias que excluyen la responsabilidad criminal”. Código Penal del Estado de Coahuila de Zaragoza. Oficina impresora del Gobierno del Estado. Saltillo, 1900, p. 12.
10. Dr. Jaime Reyes. “Siglos y Médicos”. El Siglo de Torreón, 13 de mayo de 1947, p. 4.
11. “Terminó el Congreso de la fiebre de Malta”. El Siglo de Torreón, 28 de mayo de 1939, p. 1.
12. Dr. Jaime Reyes. “Algunas manifestaciones pulmonares y mentales de la brucelosis”. Revista Torreón Médico, vol. 2, núm. 5, septiembre-octubre de 1947, pp. 123-131.
13. “Nuevo médico y psiquiatra lagunero”. El Siglo de Torreón, 27 de abril de 1947, p. 6
14. “Se investiga grave cargo a un médico”. El Siglo de Torreón, 25 de abril de 1951; “Fue absuelto el Dr. D. S. Guerrero”. El Siglo de Torreón, 27 de abril de 1954, p. 5; “Acusan a un médico de secuestrar a un enfermo”. El Siglo de Torreón, 27 de junio de 1957, p. 13; “Niega el Dr. Sánchez Guerrero tener secuestrado a un joven”. El Siglo de Torreón, 28 de junio de 1957, p. 7.
15. “Desplegado”. El Siglo de Torreón, 15 de julio de 1990, p. 39; “Está preso un psiquiatra por atentado al pudor”. El Siglo de Torreón, 14 de diciembre de 1991, p. 23; “Interno de hospital psiquiátrico se ahorcó”, El Siglo de Torreón, 4 mayo de 1993, p. 6C; “Encuentran ahorcado a un joven en el baño”, El Siglo de Torreón, 23 de junio de 1994, p. 10; “Interno de centro psiquiátrico fue encontrado ahorcado en el nosocomio”. El Siglo de Torreón, 17 de marzo de 1994, p. 10; “Doctor de clínica psiquiátrica compareció ante autoridades”. El Siglo de Torreón, 20 de marzo de 1994, p. 1C.
16. Dr. Eder Alejandro Camargo Ortega. “Abandono de pacientes psiquiátricos”. Boletín CONAMED- OPS, vol. 4, núm. 21, noviembre-diciembre 2018, p. 30.
17. “Estamos luchando por el CETEA: Astrid Casale”. Noticias de El Sol de la Laguna, 18 de febrero de 2020.
18. “Avanza proyecto del hospital psiquiátrico en Coahuila”. El Siglo de Torreón, 28 de enero de 2020.
Laura Orellana Trinidad
Sobre el autor

Licenciada en Sociología, maestra en Historia y doctora en Historia por la Ibero Ciudad de México. Es directora de Investigación Institucional de la Ibero Torreón y coordinadora del Archivo Histórico Juan Agustín de Espinoza, SJ. de la misma universidad.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

es_MXSpanish
es_MXSpanish